Sisley

Preocupaciones de belleza

¿Cómo nutrir y embellecer el cabello?

¿Tu cabello se enreda con mucha facilidad, le falta brillo, y está quebradizo y áspero al tacto? Estos son los signos de falta de nutrición. Un cabello seco y apagado puede deberse a varios factores: una secreción de sebo naturalmente insuficiente (lo que conlleva un cuero cabelludo seco y sensible por naturaleza) o la exposición a agresiones externas químicas, térmicas o mecánicas, como la coloración repetida, el uso excesivo de dispositivos con calor, o incluso el polvo, el viento y la fricción. Resultado: las escamas se levantan, y el cabello pierde su elasticidad y su belleza natural.



Descubre trucos de belleza para tener un cabello bonito, suave y perfectamente nutrido.


Cepillarse el cabello todos los días

Los gestos esenciales para nutrir y embellecer el cabello

Cepillarse el cabello todos los días

El cepillado es el gesto ideal para eliminar todas las impurezas y las partículas de contaminación que se depositan cada día sobre el cabello, pero no es lo único. Un cepillado diario del cabello, desde la raíz hasta las puntas, permite extender el sebo presente de forma natural en el cuero cabelludo hacia los largos, proteger el cabello y cerrar las escamas, aportando al cabello un aspecto más brillante. Recuerda utilizar un cepillo experto para desenredar suavemente el cabello.



Utilizar productos específicos

Mantener un cabello bonito también significa protegerlo y nutrirlo con productos de tratamiento expertos. Utiliza un champú nutritivo seguido de un tratamiento desenredante y aplica una mascarilla regeneradora intensiva 2 o 3 veces por semana. Antes de utilizar dispositivos de calor, recuerda aplicar un protector térmico para el cabello.


Beber suficiente agua

Un cabello sano comienza por un cuero cabelludo sano. Auténtica fuente de nutrición y vitalidad, el cabello extrae los nutrientes necesarios para su crecimiento de sus tejidos vasculares. Y esto, gracias al agua que asegura su transporte dentro de los vasos sanguíneos. Pero eso no es todo. Al igual que la piel, el cuero cabelludo está formado por diferentes capas de células. La falta de agua puede provocar deshidratación, lo que se traduce en irritación y picor en el cuero cabelludo.

Los productos para nutrir y embellecer el cabello

La rutina esencial de nutrición

La rutina esencial de nutrición

Los tratamientos nutritivos diarios

Para cuidar un cabello con falta de nutrición, adopta una rutina capilar específicamente adaptada a las necesidades de tu cabello. Utiliza regularmente un champú suave para limpiar con delicadeza el cuero cabelludo y los largos. A continuación, aplica un tratamiento desenredante para alisar las escamas y facilitar el peinado. Reparte una pequeña cantidad de producto sobre los largos, déjalo actuar de 2 a 3 minutos y seguidamente desenreda el cabello con un peine antes de aclarar. Completa el ritual capilar con una mascarilla regeneradora que deberás dejar actuar al menos 10 minutos: tómate el tiempo necesario para masajear a fondo el cuero cabelludo y, después, aclara con abundante agua. Después del secado y para un cepillado perfecto, aplica unas gotas de aceite capilar para aportar nutrición, brillo y suavidad al cabello.


Esta es la selección de activos Sisley para nutrir el cabello que encontrarás en la rutina de abajo:

ACEITE DE KARITE: alisa la cutícula, mejora el brillo y reduce la deshidratación.


PROTEINAS DE ALGODON: reconstituyen la estructura proteica del cabello.


COMPLEJO REVITALIZANTE-FORTALECEDOR: (Zinc, Cobre, Magnesio, Vitamina B6, Acetato de Vitamina E, Provitamina B5) y Arginina: favorece la vitalidad capilar.


ACEITE DE MORINGA, FRUTA DE LA PASION Y SEMILLAS DE ALGODON: nutre y aumenta el brillo del cabello.


Encuentra la lista completa de los ingredientes en la página de cada producto

Descubre la selección

Shampoo suavizante diseñado para fijar el cabello.

Acondicionador instantáneo para medios y puntas, diseñado para alisar las cutículas, aumenta el brillo del cabello y mejorar su resistencia.

Mascarilla para el cuidado del cabello enriquecida con cuatro aceites botánicos que permite la regeneración del cuero cabelludo y el cabello.

Aceite para el cuidado del cabello exquisitamente perfumado que aporta nutrición, luminosidad y suavidad al cabello.

La rutina de nutrición y reparación

La rutina de nutrición y reparación

Los tratamientos que reparan y fortalecen

La aplicación de un tratamiento antes del champú es especialmente eficaz para nutrir en profundidad el cabello muy seco. Antes de lavar el cabello con un champú suave y nutritivo, aplica una vez a la semana un bálsamo prelavado para reparar, reestructurar y nutrir el cabello dañado, seco y quebradizo. Deja actuar 30 minutos antes del champú o toda la noche para una acción más intensa. Reparte el bálsamo sobre los largos y las puntas, prestando especial atención a las zonas debilitadas. A continuación, humedece el cabello y lávalo con champú. Después del lavado y antes del uso de dispositivos con calor, sobre cabellos húmedos o secos, aplica un protector térmico en crema para el secado o el alisado. Otro truco: utilízalo como tratamiento nutritivo sobre el cabello seco, extendiendo una pequeña cantidad sobre los largos y las puntas. Para aportar brillo y luminosidad al cabello, aplica unas gotas de aceite capilar embellecedor.


Estos son los activos esenciales para un ritual de tratamiento nutritivo y reparador que encontrarás en la rutina de abajo:

ACEITE DE MACADAMIA: nutre, suaviza y revitaliza el cabello seco y dañado, y evita que se reseque.


ACEITE DE KARITE: alisa la cutícula, mejora el brillo y reduce la deshidratación.


EL COMPLEJO 230: activado por el calor, este poderoso complejo forma un microgel que repara el cabello: cierra las escamas y rellena las fisuras.


ACEITE DE MORINGA, FRUTA DE LA PASION Y SEMILLAS DE ALGODON: nutre y aumenta el brillo del cabello.


Encuentra la lista completa de los ingredientes en la página de cada producto

Descubre la selección

Bálsamo nutritivo para cabello dañado y seco. Actúa sobre la fibra capilar para nutrirla, restaurarla y reestructurarla intensamente.

Shampoo suavizante diseñado para fijar el cabello.

Aceite para el cuidado del cabello exquisitamente perfumado que aporta nutrición, luminosidad y suavidad al cabello.

¿Tienes alguna pregunta?


¿Por qué tengo el cabello seco?

Un cabello seco es un cabello al que le falta sebo. La función del sebo es nutrir el cuero cabelludo. Cuando esta función deja de cumplirse, el cabello pierde su elasticidad y se vuelve seco y quebradizo. Más vulnerable, las puntas se abren más fácilmente. Las escamas del cabello se desprenden y este se vuelve más apagado. A menudo, esta falta de sebo es hereditaria: especialmente en el caso del cabello rizado. Sin embargo, hay otros elementos que también pueden originar la sequedad capilar. Por ejemplo, factores atmosféricos como el sol, el agua de mar o de piscina. Los gestos capilares diarios también pueden resecar el cabello: coloraciones demasiado seguidas, productos capilares inadecuados, secadores o planchas demasiado calientes.


¿Cómo reconocer un cabello seco?

El cabello seco tiene un aspecto apagado. En general, es frágil: poco elástico y más bien quebradizo, con las puntas abiertas y un tacto áspero.


Si mi cabello es ondulado o rizado, ¿es necesariamente seco?

Algunos cabellos son secos por naturaleza, como los rizados, ondulados o encrespados. ¿Cuál es la causa? La queratina es la proteína que da su estructura al cabello al formar las escamas que originan el tipo de cabello. Cuando las escamas están muy juntas unas de otras, crean el cabello liso, y cuando están más espaciadas, crean un cabello rizado o encrespado y hacen que se seque. Pero la queratina no es el único factor, la falta de sebo también es la causa de la sequedad capilar. Cuanto más rizado es el cabello, menos uniforme es la distribución del sebo desde la raíz hasta las puntas.

¿Cómo evitar que se reseque el cabello?

Estos son algunos trucos que te ayudarán a cuidar el cabello seco y a transformarlo en un cabello brillante y sano.

Espacia los lavados con champú. Lavarse el cabello con demasiada frecuencia provoca a largo plazo el debilitamiento del cuero cabelludo y las escamas, y favorece la sequedad capilar. Para un cuidado perfecto del cabello seco, cólmalo de ácidos grasos esenciales, lípidos y proteínas. ¿Dónde encontrarlos? En champús y tratamientos capilares enriquecidos con aceites vegetales (argán, almendra dulce, jojoba) y manteca de karité, ideales para nutrir, fortalecer y suavizar el cabello.

Sécate el cabello de forma natural. ¡La mejor forma de secar un cabello seco es al aire libre! Si utilizas dispositivos con calor (secadores, planchas y rizadores), asegúrate de aplicar antes un protector térmico para el cabello y completar el cepillado con unas gotas de aceite capilar para aportar brillo a los largos y proteger las puntas.

Evita las coloraciones agresivas. Si ya tienes un cabello seco, las coloraciones o decoloraciones frecuentes pueden sensibilizar aún más el cuero cabelludo y resecar la fibra capilar.

Protege el cabello de las agresiones externas. Contra los efectos nocivos del sol, el agua de mar o de piscina, cuida los largos con un tratamiento protector anti-UV y utiliza un accesorio para el cabello (un pañuelo o un sombrero).