Menú
Cerrar
La belleza
compartida
Entrar

Sisley o la búsqueda

de la excelencia

Capítulo 01
Dos
para un destino
Capítulo 01
Dos
para un destino
Al inicio, un encuentro
Todo comienza en 1955, cuando los caminos de Isabelle y Hubert d’Ornano se cruzan. De personalidad singular, estos grandes viajeros comparten el amor por el arte y el espíritu emprendedor.
El encuentro entre ambos visionarios genera con toda naturalidad otro encuentro, que era totalmente inusual para la época: la unión de la naturaleza y de la ciencia para la cosmética, que se concreta, en 1975, con la adquisición de la marca Sisley.
La belleza,
una pasión familiar
© Familia d’Ornano
© Olivier Dassault
© Louis Pilman
Narración
Con Isabelle construiré mi vida familiar y mi vida en general, así, sin más; es con ella con quien voy a desarrollar
una empresa única: Sisley.
— Hubert d’Ornano
Narración
© Bertrand leroy
© D.R.
© D.R.
En la familia d’Ornano, las ganas de innovar, el espíritu emprendedor y el interés por la cosmética se transmiten de generación en generación.
De los cinco hijos nacidos de este matrimonio, tres se incorporan a la empresa y se dedican a ella. Convertida en la imagen mundial de Sisley en los años 90, Élisabeth d’Ornano se encarga actualmente de la Asociación que lleva su nombre y que presta ayuda a niños hiperactivos.
Philippe d’Ornano se incorporó a la empresa en el área comercial, siguiendo la tradición familiar, y en 1983 fue nombrado director de ventas para Francia. Nombrado sucesivamente director de mercados europeos, director general adjunto y luego Director general delegado, se convirtió en Presidente del directorio en 2013.
Previo inicio de su carrera profesional en Estados Unidos, Christine d’Ornano se unió a la aventura en 1993. Es ella quien crea la filial mexicana de la firma, implanta la marca en América Latina, y luego, abre y desarrolla los mercados de Gran Bretaña e Irlanda. Miembro del directorio de Sisley, actualmente ocupa el puesto de directora general adjunta. En 2017, luego de una primera experiencia profesional en el extranjero, con su diploma de la Universidad estadounidense de Brown en mano, Daria d’Ornano, la hija de Elisabeth, se suma a la empresa como Responsable de contenido digital.
Así, el sentido de la innovación, el espíritu emprendedor, la fidelidad por la cosmética, se han transmitido en esta familia de generación en generación. Esta misma pasión acompañó los equipos de la empresa, a los hombres y mujeres talentosos que aportaron todo su compromiso y se convirtieron en una contribución sumamente importante para el desarrollo de Sisley.
© Familia d’Ornano
© D.R.
Daria, Christine, Philippe e Isabelle d’Ornano
Creo en la fitoterapia, en una
época en la que muy pocos utilizan ese término.
— Hubert d’Ornano
Capítulo 01 • Dos para un mismo destino
Capítulo 02 • La naturaleza al servicio de la belleza
Capítulo 03 • Una empresa francesa
Capítulo 04 • Amor por el arte
Capítulo 05 • Sisley en fechas