Suscríbete al boletín de noticias de Sisley Y aprovecha nuestras ofertas exclusivas

Al introducir su correo electrónico acepta recibir la newsletter Sisley
(more information on our privacy policy)

Volver
ELEGIR SU TRATAMIENTO SOLAR

La exposición al sol tiene efectos positivos sobre el organismo, tanto física como psicológicamente.  Favorece la síntesis de vitamina de D y broncea la piel, sinónimo de buen aspecto y síntoma de buena salud en nuestra sociedad.

No obstante, la exposición solar puede acarrear también consecuencias nefastas: deshidratación y envejecimiento cutáneo acelerado que se traduce en la aparición de arrugas profundas, pérdida de firmeza y manchas marrones.

Estas consecuencias pueden minimizarse mediante el uso de tratamientos solares adaptados y de prendas y complementos protectores.  La elección de un tratamiento solar se realizará según dos criterios: el fototipo (sensibilidad al sol) y el nivel de exposición solar.


El nivel de exposición solar

Exposición moderada: sale al aire libre a realizar algunas actividades en un día cálido (no hace demasiado calor).

Exposición importante: se va de vacaciones en verano a la costa, a un clima de moderado a caluroso, y no desea privarse del sol.

Exposición extrema: se va de vacaciones al trópico, a la montaña o a practicar actividades deportivas en el exterior de larga duración (barco, senderismo, esquí, etc.) 


El fototipo

El fototipo viene determinado por el color de la piel y del cabello, así como por la sensibilidad de la piel al sol.

Fototipo 1: su piel es extremadamente sensible al sol.

Su piel es de color "blanco lechoso", con muchas pecas y se quema sistemáticamente cuando se expone al sol.  Además, no se pone morena o prácticamente nada.

Fototipo 2: su piel es sensible al sol.

Su piel es clara, con algunas pecas.   Se suele quemar cuando se expone al sol pero se broncea después de varios días de exposición.

Fototipo 3: su piel es intermedia o medianamente sensible al sol.

Su piel es clara pero se broncea con bastante facilidad, sin quemarse tras exposiciones prolongadas.

Fototipo 4: su piel es resistente o poco sensible al sol.

Su piel es mate y se broncea con facilidad, y casi nunca se quema.


Tratamientos solares de Sisley

Sisley ofrece una completa gama de tratamientos solares.  Además de la fotoprotección proporcionada por los filtros solares UVB y UVA, los tratamientos solares de Sisley incorporan activos antirradicales, hidratantes, calmantes, nutritivos y protectores.

Una vez seleccionado su fototipo y su nivel de exposición, consulte la tabla siguiente para elegir los tratamientos solares de Sisley para rostro y cuerpo que más le convienen:

sisley-sun-care-products

Nota: Esta tabla permite obtener una primera recomendación, le aconsejamos que se acerque a uno de nuestros puntos de venta donde una asesora de belleza de Sisley podrá aconsejarle sobre los tratamientos solares de Sisley que mejor se adaptan a usted.


Tratamientos para después del sol de Sisley

La gama solar de Sisley incluye también tratamientos para después del sol calmantes e hidratantes que ayudan a neutralizar los radicales libres acumulados en la piel durante una jornada de exposición, y prolongar el bronceado.

Para calmar la piel estresada por la exposición al sol, minimizar los signos exteriores del envejecimiento cutáneo y preparar la piel para la exposición del día siguiente aplique Sunleÿa Soin Apres Soleil en el rostro, cuello y escote.

Para calmar y rehidratar la piel, prevenir la descamación y prologar de manera duradera el bronceado, se aconseja utilizar Super Soin Apres Soleil .  Válido tanto para el cuerpo como para el rostro, este tratamiento contiene pequeñas dosis de activos autobronceadores para potenciar el bronceado y ofrecer a la piel un acabado luminoso y satinado.


Medidas de protección adicionales

-           Aplicar el producto solar antes de la exposición y, a partir de entonces, como mínimo cada dos horas.

La utilización de productos de protección solar no tiene por objetivo prolongar la exposición al sol.  De este modo, con independencia de la protección elegida (baja, media, alta o muy alta),  resulta fundamental aplicar nuevamente el producto solar como mínimo cada dos horas y después de cada baño, y en caso de sudoración, después de secarse con la toalla, para garantizar una protección constante.

-          - Limitar la duración de la exposición solar, sobre todo los primeros días.

Es preferible exponerse de manera progresiva y evitar la exposición en las horas de máxima insolación.  Además de la protección solar, resulta necesario prever el uso de prendas protectoras, gafas de sol provistas de lentes con filtro, un sombrero y, posiblemente, una sombrilla.  

          - Aplicar una cantidad generosa de protección solar.

Una aplicación escasa reduce claramente el nivel de protección respecto de los rayos UV.

-          - No exponer a bebés ni a niños directamente al sol.